Los quesos azules traen a la mesa el recuerdo de las montañas y de los campos y son un maravilloso excitante para cualquier paladar; además, son capaces de vestir un ingrediente sencillo con un atuendo de fiesta que otorga categoría al plato.

Ingredientes

  • 2 coliflores pequeñas
  • 2 cucharadas de vinagre de vino blanco
  • 12 nueces peladas
  • 2 vasos de leche
  • 200 g de queso azul
  • 120 gramos de jamón cocido
  • 100 gramos de mantequilla
  • 50 gramos de harina
  • 1 diente de ajo
  • Sal y pimienta en grano

Modo de preparación

Comenzamos por limpiar las coliflores, lavarlas y hervirlas durante 10 minutos en agua salada acidulada con el vinagre. Escurrirlas y dividirlas en ramitos; disponerlos en un bol con 50 gramos de mantequilla y el diente de ajo pelado y picado, remover y reservar.

Para preparar la bechamel, derretir la mantequilla restante en un caso. Agregar la harina, remover y desleír con la leche. Mantener en movimiento continuamente hasta que la salsa se haya espesado, posteriormente, condimentar con sal, pimienta recién molida y el queso azul troceado. Retirar del fuego y batir con una batidora de varillas. Cortar en julianas el jamón y trocear las nueces.

Formar otra capa de coliflor y terminar con la bechamel, el jamón y las nueces restantes. Colocar en el horno precalentado a 180 grados centígrados durante alrededor de 20 minutos y servir enseguida.

Consejos

Al comprar una coliflor es importante que separemos las hojas exteriores y que examinemos bien los cogollos para que nos aseguremos de que no existen en ellos insectos ni señales de deterioro. Los cogollos deben de ser completamente blancos y presentar un aspecto consistente y firme.

Nota

Esta receta contiene prácticamente todos los nutrientes esenciales; ya que reúne lípidos, proteínas, glúcidos; así como nutrientes esenciales, como lo son los minerales y las vitaminas. La coliflor contiene una enzima, la acetilcisteína, que incrementa los niveles de antioxidantes del organismo. Por su alto aporte calórico se puede tomar como plato único. Cabe señalar que su nivel de lípidos es alto.

Esta receta puede prepararse también con quesos blancos y quedar igualmente exquisita. Una buena opción sería el queso parmesano, porque es fácil de encontrar; aunque no estaría nada mal darse una vuelta por las tiendas de especialidades italianas y buscar un queso provolone para agregar a la receta.

Te recomendamos, Lomo de cerdo agridulce